Ofreciendo nuestro análisis personal de las noticias de los Tigres del Licey y sobre deportes de nuestro interés en general.

30 de noviembre de 2016

Entrevista con Junior Noboa - Segunda Parte

Saludos amigos!

Como les comenté en la entrada anterior, el Gerente General de los Tigres del Licey estuvo conversando con mi compañero Lionel Senior antes del inicio de la temporada. En una primera parte, logramos conocer un poco más a Junior como persona. En ésta segunda parte de la entrevista entran más en materia, conversando ya sobre las expectativas para esta temporada y cual fue el plan en la temporada muerta. Ya que vamos a mitad de camino, tenemos una idea de lo que fuincionó y lo que no. Disfrutenla!



Entrevista con Junio Noboa - Primera Parte

Antes del inicio de la temporada, el nuevo Gerente General de los Tigres del Licey se tomó unos minutos para conversar con nuestro compañero Lionel Senior para el programa Somos Liceistas TV.

Aquí les comparto la primera parte, donde podemos conocer un poco más a Junior como persona.


17 de junio de 2015

El Mejor Jugador vs El Mejor Equipo

LeBron James se dirigió hacia Stephen Curry, saludándolo y felicitándolo. Faltaban 10 segundos para el final pero todo estaba definido. James pagó su respeto a los nuevos campeones y luego procedió a dirigirse a la banca ante una ovación de su fanaticada.

La fanaticada en el estadio lo sabía. Su mejor jugador había dado todo lo que podía ofrecer y luego un poco más para ganar el campeonato, sin embargo no fue suficiente. Esta era su forma de mostrar su agradecimiento.

Fuimos “testigos” (¿recuerdan eso?) de una de las exhibiciones individuales más sorprendentes en la historia de las series finales de la liga. LeBron James fue líder en puntos (35.8), rebotes (13.3) y asistencias (8.8) sobre todos los jugadores que participaron. Consiguió su 5to y 6to triple-doble en su participación en finales, quedando a sólo 2 del líder que es Magic Johnson con 8. Pero… no fue suficiente.

El mejor jugador del mundo cayó ante el mejor equipo de la temporada. Tan sencillo como eso.

13 de junio de 2015

Tácticas de guerra y el factor "G" de los Warriors

“Les mentí”.

Ésta fue la respuesta de Steve Kerr al momento de dirigirse a la prensa después del cuarto partido de la serie final de la NBA y ser cuestionado sobre los cambios que realizó a la rotación del equipo.

La mentira consistió en haberle dicho a la prensa “antes” del partido que no realizaría cambios en la rotación. Su razonamiento, a mi entender, me parece bien justificado y es algo que no debe sorprender a nadie:
"… si les digo la verdad sería el equivalente de tocar en la puerta de David Blatt y decirle “mira, esto es lo que vamos a hacer”. Pude haber evadido la pregunta, lo que habría comenzado todo un fenómeno en twitter sobre ¿Quién jugara por los Warriors? Y también podía mentir al respecto. Así que les mentí."
De manera directa, Steve Kerr le pidió excusas al reportero Tim Kawakami, quien cubre a los Warriors para el Mercury News en San José, California.
Dicen que “en el amor y la guerra todo se vale”, así que con su equipo debajo en la serie, enfrentando la presión de un colapso histórico y siendo públicamente criticado por estar debajo de David Blatt en cuanto a estrategias en la serie, Steve Kerr recurrió a todos los trucos.

Sin embargo, su mejor estrategia para el partido no fueron los ajustes realizados en cancha ni en las conferencias de prensa. La mejor estrategia que empleó Steve Kerr en la noche se llamó… Confianza.

11 de junio de 2015

La defensa de Cleveland: The Real MVP?

Mucho se ha hablado de lo grande que ha estado LeBron James. Promediando casi un triple-doble y casi 40 puntos por partido, se podría decir que tiene el premio a MVP de la serie final asegurado siempre y cuando gane el equipo de Cleveland. El juego de LeBron James sobre los Golden State Warriors ha sido una de las actuaciones más dominantes que se haya visto. Se convirtió en el jugador con más puntos encestados después de los primeros 3 partidos de una serie final. Ha conseguido ya su 5to triple-doble en su historia participando en series finales, solo detrás de Magic Johnson que tiene 8. Lo más impresionante, sin embargo, es que lo está haciendo sin un jugador estrella a su lado. Agregando a lo impresionante, está realizando todo esto con el que ha sido uno de los peores equipos, en cuanto a talento en general, que han llegado a la serie final. Por esto no es raro escuchar en las redes sociales, programas de televisión, radio y entre los fanáticos que LeBron James “está ganando él sólo”.

Si bien es cierto que LeBron James ha tomado la carga ofensiva de su equipo, siendo responsable de más de un 75% de los puntos que ha encestado Cleveland ya sea vía anotación o asistencia, también hay que recordar que el baloncesto es un deporte de dos vías. Por un lado está encestar la pelota y por otro está evitar que tú oponente la enceste.

Sucede, que según los numeritos y la percepción, los Cleveland Cavaliers han estado tan sólidos a la defensa como LeBron James ha estado a la ofensiva. Después de todo, James puede meter 60 puntos y de nada le va a servir si el rival encesta 125 puntos. Es hora de reconocer que, con todo y los logros ofensivos que ha tenido LeBron James, los Cavaliers están a dos victorias de coronarse campeones por primera vez en la historia de la franquicia gracias a los resultados defensivos que han obtenido.

Vean que mencione “resultados defensivos”. Hasta ahora en los playoffs los resultados defensivos de los Cavaliers han sido excelentes, sobre pasando todos los pronósticos. En las primeras rondas, frente a Boston  y Chicago, el pensamiento fue “esos equipos no son buenos en el lado ofensivo”. Luego frenaron en seco a los Hawks de Atlanta y muchos pensamos “que mal jugaron los Hawks”. Sin obviar las lesiones que sufrieron. Y cuando llegó el gran reto que representaban los Golden State Warriors como maquinaria ofensiva, la realidad ha llegado.

Cleveland puede defender. Y defiende muy bien.

Sin embargo, ¿Por qué resultó tan difícil creer que este equipo defendía bien?  La respuesta está en la historia de esta temporada. Desde el cambio que llevó a Kevin Love a los Cavaliers, se decía que era un equipo muy completo… pero a la ofensiva. Todos esperábamos o pensábamos que su talón de aquiles sería la defensa. Y así lo fue por gran parte de la temporada. Es más, los Cavaliers quedaron en la posición 20 de la liga completa en cuanto a rating defensivo (cantidad de puntos permitidos por cada 100 posesiones del contrario). ¿Qué cambió? ¿Cómo pudo un equipo que terminó tan alto en rating defensivo de repente convertirse en este equipo tan difícil de anotarle?

Bueno, todos señalan a los cambios que realizaron, donde adquirieron tres jugadores que solían ser de mis amados Knicks. En Enero incorporaron en sus filas a Iman Shumpert, JR Smith y Timofey Mozgov, a cambio de Dion Waiters y selecciones futuras del draft. Un toque de genialidad de parte de la gerencia: conseguir dos jugadores defensivos para dos posiciones donde les hacía falta, como fue el caso de Shumpert y Mozgov, y un sexto hombre que aporte ofensiva desde la banca en JR Smith. Un equipo bien balanceado y estructurado fue el resultado, con complementos defensivos para las armas ofensivas con las que ya contaban. Cómo me gustan las estadísticas, veamos el comportamiento de tanto el rating ofensivo como el rating defensivo a través de las diferentes etapas de la temporada:



La raya azul indica el comportamiento del rating ofensivo y la roja el comportamiento del rating defensivo. Podemos ver cómo en los primeros meses de la temporada el rating defensivo del equipo se mantuvo alrededor de 105 puntos permitidos por cada 100 posesiones del contrario. En febrero, luego de los cambios, fue el primer indicio de una nueva identidad defensiva del equipo. Vean como el indicador desciende aproximadamente 5 puntos, que es muy significativo. Durante los dos últimos meses de campaña, el rating defensivo estuvo en ascenso pero esto se debió en gran parte a la gran actuación ofensiva que estaba teniendo el equipo y algunas lesiones con las que tuvieron que tratar. Sin embargo, cuando entra la primera ronda de los playoffs, se enfocan a nivel defensivo de gran manera. Vean cómo el indicador llega a niveles por debajo de los 100. Durante las primeras tres rondas, vemos un dominio total gracias a lo disperso que estaba su ofensiva de su defensa, teniendo su menor dispersión en la segunda ronda que fueron los Bulls, quienes fueron los únicos que le pudieron ganar un partido de sus rivales del este (terminaron ganando 2). Pero vean que sucede al llegar a la final. La situación de lesiones de los Cavaliers más el estar enfrentándose al segundo mejor equipo defensivo durante los playoffs, los Warriors, han hecho que la ofensiva de los Cavaliers llegue a niveles muy por debajo de lo que fue lo normal durante toda la temporada. Y tal como nos dice la gráfica, los Warriors han estado mejor a la ofensiva que los Cavaliers, pero están debajo en la serie.

Con este desempeño ofensivo que han exhibido los Cavaliers, solamente con buena defensa y quizá buena suerte han logrado ganar dos partidos. Si no es por los resultados defensivos, ésta serie fácil que estuviera 3-0 arriba los Warriors. Por más partidos con 40 puntos de LeBron James, que son y seguirán siendo necesarios, no digo lo contrario,  la clave hasta ahora es que no han permitido que la ofensiva de los Warriors ejecute de la manera acostumbrada. Veamos el impacto defensivo que han tenido los Cavaliers sobre sus tres principales rivales en los playoffs: los Bulls, los Hawks y los Warriors.


Este cuadro nos muestra el impacto del rating ofensivo de estos equipos en sus series contra Cleveland. Como comparación vemos sus desempeños tanto en la serie regular como en los playoffs. Cabe resaltar que el resultado en los playoffs incluye la actuación contra los Cavaliers. Todos los equipos tienen un rating por debajo de 100 al jugar contra Cleveland y se encuentran por debajo a sus actuaciones en etapas anteriores.


Aquí vemos el ratio de asistencia. Esto nos indica el promedio de asistencias que da cada equipo por cada 100 posesiones del balón. Nuevamente observamos un impacto significativo de la defensa de los Cavaliers sobre sus rivales, cayendo el ratio por debajo de los niveles que habían tenido en lo que va de campaña antes de enfrentarse a los Cavaliers.


En un indicador que va relacionado con el cuadro anterior, aquí vemos el porcentaje de tiros encestados que resultan de una asistencia. Los Warriors, hasta el juego 3 de la final, han caído victimas del plan defensivo de los Cavaliers. La gran pregunta es, ¿en qué consiste este plan defensivo? ¿cómo han logrado los Cavaliers convertirse en tan buen equipo defensivo, llegando a niveles de detener maquinarias ofensivas como lo fueron los Warriors y los Hawks en la serie regular? 

Aquí es que debemos todos estar de acuerdo en que LeBron James no está solo. Se ha requerido de un gran aporte de cada integrante del equipo y, sobre todo, una gran visión defensiva de parte de su equipo de entrenadores, comenzando por el entrenador principal David Blatt. Todo el equipo ha adoptado la filosofía y el esquema que se ha planteado y lo han ejecutado a la perfección. Esta es la gran razón por la cual los Cavaliers están con aspiraciones para ser campeones, aún cuando perdieron dos jugadores estrellas. Pero es muy fácil en teoría decir, vamos a detener a tal jugador. Veamos que nos dicen los números, según mi investigación y opinión personal, sobre las estrategias de los Cavaliers. Primero quiero mostrarles este cuadro:


Podemos ver, gracias a SportsVU de NBA.com, la distribución de los tiros de cada equipo dependiendo la distancia del defensor más cercano. Aquí observamos que la transición de serie regular, a playoffs, a jugar contra Cleveland, no trae cambios muy drásticos. Pero para fines de este análisis, vamos a enfocarnos en los que SportsVU considera como “tiros abiertos”. Estos tiros son en los que la defensa se encuentra a 4 pies o más de distancia del tirador. Un tiro MUY abierto, es de 6 pies o más.



Aquí podemos ver, en el caso de Golden State, que en los Playoffs han intentado más tiros cómodos que en la Serie Regular. Incluso, en la serie contra Cleveland. Pero, entonces… esto me dice que Cleveland está jugando mala defensa y los Warriors están fallando tiros que deben meter. ¿Cierto?

Falso. Bueno, cierto. En realidad es falso. Bueno… este, cooperen conmigo un momento. Es cierto que están dando tiros abiertos y que eso no se puede definir como buena defensa. Pero… y aquí está el famoso bendito pero… la genialidad del esquema de los Cavaliers no es que están dando tiros abiertos, es “a quien” le están dando tiros abiertos. Hmm, toque un punto interesante. Veamos los numeritos. 



Vean aquí, mientras los Cavaliers no logrado impedir los tiros abiertos, la estrategia ha sido que todo el mundo, hasta el que cuida las toallas, debe estar encima del número 30 de Golden State (ese es Stephen Curry, para los que llevan anotaciones) para que él no tome disparos abiertos. Curry pasó de tomar la mitad de sus tiros con un defensor a 4 pies o más, a tomar por debajo del 40% de estos tiros. Si ven el indicador que resalto en azul, al que están dejando solo todo el tiempo es a Harrison Barnes. Obviamente, el esquema defensivo es que quien sea que este defendiendo a Barnes (en la mayoría de los casos es LeBron James), está listo para brindar ayuda al defensor de Curry. Básicamente los Cavaliers estan retando a los demás jugadores no llamados Curry a ganarles el campeonato. Incluso, han dado libertades hasta a Klay Thompson, enfocando todos sus recursos en el MVP del 2015. Y hasta ahora, los compañeros del MVP no han logrado sacar la cara (¿se han LeBroneado?).

Para comprobar esta teoría, que quizá no esté correcta, investigue más a fondo la serie contra los Hawks y estos fueron mis hallazgos, limitándome más a los tiros MUY abiertos (6 pies o más de distancia entre el defensor y el tirador):


En este cuadro podemos ver un cambio drástico en 4 jugadores: Stephen Curry, Kyle Korver, Paul Millsap y Al Horford. Los Cavaliers pusieron el blanco en la cabeza de estos jugadores y se enfocaron en ellos. Retaron a Jeff Teague y compañía para que les gane la serie y Teague respondió tirando para un terrible 37.5% en tiros MUY abiertos. En el caso de los Warrios, en cuanto a tiros MUY abiertos se observa que Harrison Barnes la mitad de las veces que ha intentado un tiro es casi un tiro libre. Aún así, solo ha conseguido un 35% de sus tiros, cuando en serie regular tiró para 43.2%. Pero la gran diferencia aquí ha sido Draymond Green. Aunque la cantidad de tiros abiertos de Draymond Green ha sido constante en las diferentes etapas, su porcentaje de tiro no lo ha sido. Detrás del arco, Daymond Green está tirando para un 12.5% en tiros MUY abiertos, dejando su porcentaje en los playoffs en 26.4% cuando fue clave del éxito en la serie regular tirando para 40.8%.

En resumen, los Cavaliers y sus entrenadores hicieron sus tareas. Salen a la cancha con un plan y lo ejecutan casi a la perfección. Saben que sacrificios hacer a la defensa para neutralizar el punto fuerte de sus rivales en estos playoffs. Esto, combinado con un dominio de los rebotes, limitando segundas oportunidades, y un LeBron en modo bestia a la ofensiva llevando el control del tempo de juego, son los factores claves para que entrando a la noche de hoy, los Cavaliers estén cerca de ser campeones.